07 octubre 2015

Ya no me es difícil pronunciar tu nombre..

Ni sentir nada al decirlo. Eduardo, José Eduardo Puente Harris, fuiste tanto en mi vida y a la vez nada. Mejores amigos que jugaron a amarse en secreto. Un secreto a voces, donde fuimos cómplices de nuestro amor. Dos personas disfrazadas de hipocresía al fingir no quererse, al mentir tener una vida el uno sin el otro. Y al abrir esta página de nuevo y ver todas las notas que escribía sobre ti, reabrí el pasado y volví a recordarte.

Te amé, te ame con el alma, como a nadie y como a nada, fuiste ese amor que con solo verte a los ojos era imaginarse una vida a tu lado, enfrentando mareas, tripulando barcos, ese amor que llegó sin previo aviso, disfrazado de mejor amigo. Ese amor que ahora ya no existe más, ese amor que cuando yo te amé, tú no lo hacías, ese amor que cuando me entregaba a ti, tú solo me dejabas ir. Y cuando tú me amaste, yo ya no sentía lo que un día sentí por ti. Ironía que el destino siempre te ponía en mi camino, con confusiones en la mente pensando que el amor que te tenía aún existía, que aún había un "nosotros", pero siempre se equivocaba. Simplemente la vida jamás nos quiso ver juntos y por algo pasan las cosas.

Hoy te recuerdo de la manera más bonita, con esa sonrisa tan quizquilloza que me sale siempre que me dicen tu nombre, esa sonrisa tan pura, tan honesta, tan gentil, esa sonrisa que sale al recordar esas noches en donde nos volvíamos uno, esas noches donde hacerte el amor era imaginarme estar en otro mundo, acariciando tu espalda, y jugando con tus chinos, besando tus labios suaves. Ya no quiero entrar en melancolías, pero eras tú, definitivamente eras tú esa persona que quería tener siempre a mi lado. Pudimos serlo todo, fuimos todo, fuimos nada. HOY ya no existe ningún sentimiento de amor hacia ti, pero si esa sonrisa al recordarte, a pesar de todo, debes saber que si en algún momento miras hacia atrás, me verás al final y ahí comprenderás que siempre estuve y que siempre estaré. No queda más que agradecerte por todos esos momentos en los que fuimos uno, en los que nadie, ni nada nos importaba. Ahora todo ah cambiado, tu presencia, tus palabras, tu mirada, todo se disipó hace unos años, ya no estas en mi vida, ni yo en la tuya. Cada quien tomó caminos diferentes y hoy solo me queda decirte "Gracias", por permitirme haber estado en tu vida, gracias por esa colección de risas, de detalles, de besos en la frente. Gracias por haberme amado, no cabe duda que en algún tiempo tú, TÚ FUISTE EL AMOR DE MI VIDA...

7 comentarios:

  1. Que hermoso tu blog y lo que escribes, tienes mucho talento:)
    un beso, te sigo^^
    wayra♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por pasar por aquí y leerme Wayra, te sigo de vuelta. Beso (':

      Eliminar
  2. Hermoso.
    Me encanta tu blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar aquí Camila, te mando el beso de vuelta. (':

      Eliminar
  3. Una historia merece la pena si luego pueden salir cosas tan bonitas como esta.
    Feliz domingo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por estar aquí y leerme. Beso. (':

      Eliminar